Bolsa General, Análisis de bolsa y mercados | LAS INMOBILIARIAS PIERDEN 25000 MILLONES DE VALOR DESDE FEBRERO
708
post-template-default,single,single-post,postid-708,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

20 Jun 2007 LAS INMOBILIARIAS PIERDEN 25000 MILLONES DE VALOR DESDE FEBRERO

Operación Bikini’ entre los inmobiliarios. El adelgazamiento de los últimos tres meses ha dejado a los valores del sector como sílfides. Las valoraciones de las principales compañías españolas se han reducido en 25.000 millones de euros desde febrero y su peso sobre el conjunto del mercado ha menguado del 7% al 3,4% del mercado. La escalada de los tipos de interés –el euribor ha subido del 4% al 4,5%- se ha convertido en el bisturí y la crisis de confianza provocado su aterrizaje brusco. En febrero llegaron a superar los 50.000 millones de euros, teniendo en cuenta las estimaciones para las nuevas cotizadas como Martinsa o Reyal, principalmente.

La valenciana Astroc, con su desplome próximo al 90% desde sus máximos de hace tres meses, encabeza la sangría del pinchazo bursátil de la burbuja inmobiliaria. Su valor en bolsa se ha reducido en unos 7.000 millones desde máximos. Ya no son previsiones, estimaciones o teorías, sino hechos consumados. El aterrizaje brusco es un hecho en las cotizaciones de estas compañías. Metrovacesa, la mayor empresa de todas, ha perdido 4.900 millones de euros de capitalización, aunque se hayan producido ajustes en su accionariado.

¿Más ejemplos? La fusionada Inmocaral-Colonial vale 4.000 millones menos que la suma de ambas por separado. Fadesa cuesta ahora 1.000 millones de euros menos de lo que pagó Martinsa; la capitalización de Urbas ha pasado de 700 a 144 millones; la fusionada Reyal Urbis ha visto cómo su presencia bursátil apenas supera los 3.000 millones de euros, cuando sólo Urbis por separado valía 3.400 millones antes de ser absorbida…

Antes de la actual crisis, las estratosféricas valoraciones por ratios de valor de activos (NAV, NNAV) y comparables (PER) daban a las nuevas Fadesa y Urbis un valor del orden de 5.000 a 7.000 millones cada una. Pero las circunstancias han cambiado. La constructora Sacyr, principal accionista de Repsol, ha perdido 3.000 millones de capitalización en tres meses debido a su fuerte exposición al sector inmobiliario por sus filiales Vallehermoso, Testa o Tesfran.

Contra lo que pudiera parece, la hoguera del ladrillo bursátil ha ido de la mano en tiempo y forma con los nuevos máximos histórico del Ibex 35 y los diferentes índices de referencia de las Bolsas de Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao. Esto se debe al escaso peso del sector en relación a otros como bancos y energía, que agrupan más de dos tercios de los 790.000 millones de euros que capitaliza todo el mercado doméstico, excluyendo Latibex y sicavs.

Son muchos los planes de negocio que se han visto truncados por este escenario, y no pocos los ejecutivos inmobiliarios a los que el viento en contra les ha roto la cintura. El riesgo estaba descontrolado. Al cierre de 2006, los promotores debían 250.000 millones de euros al sistema financiero español. Por eso, no es de extrañar la oleada de fichajes de controllers y banqueros acostumbrados a lidiar con el riesgo del crédito. Carlos Vela, de Caja Madrid a Fadesa; Juan Antonio Alcaraz, de Sabadell a Astroc; y José Bosch, de Ibercaja a Lábaro, han sido algunos de los fichajes más sonados.

Resaca después de la fiesta del ladrillo y el cemento

La crisis se ha cebado con el ladrillo y, en menor medida, con las concesionarias, pero ha pasado de largo por las constructoras. Los gigantes españoles del cemento (ACS, Ferrovial, FCC, Acciona, OHL…) valen 2.000 millones más que antes y suman en conjunto 64.500 millones, un 8% del mercado. Por su parte, Abertis y Cintra han perdido 1.700 millones de valor afectadas por la penalización del mercado a los valores con deuda y que tienen que asumir fuertes compromisos de inversión.

El pasado mes de febrero, las acciones de estos tres sectores llegaron a alcanzar los 145.000 millones, o el equivalente al 20% de las bolsas españolas. Según datos de Sociedad de Bolsas y Bolsa de Madrid, las compañías cotizadas en la bolsa española (excluyendo sicavs y Latibex) sumaban un valor de 390.000 millones de euros en enero de 2002. De ellas, tan sólo el 4% (15.000 millones) correspondía a constructoras, inmobiliarias o concesionarias. Ahora tras la fiebre es hora de la resaca del boom inmobiliario. La duda está en saber si degenerará en una depresión postburbuja.

Un saludo.



wordpress theme powered by jazzsurf.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analiticas. Al continuar navegando aceptas nuestra politica de cookies. Puedes ampliar información sobre la política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies