Bolsa General, Análisis de bolsa y mercados | LA CRISIS ENCONA LA TENSIÓN SOBRE EL BCE.
1226
post-template-default,single,single-post,postid-1226,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

16 Sep 2007 LA CRISIS ENCONA LA TENSIÓN SOBRE EL BCE.

Sarkozy acusa a Trichet de favorecer a los especuladores con sus inyecciones de liquidez – El guardián del euro responde que él defiende a los ciudadanos europeos contra la inflación
La actuación del Banco Central Europeo en la crisis de las hipotecas basura en EE UU agrava la tensión entre los socios del euro en torno al guardián de la moneda única. Si desde el principio de su mandato el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se dedicó a criticar la política monetaria de su paisano Jean Claude Trichet, ayer dio una vuelta de tuerca más y acusó al presidente del BCE de favorecer a los especuladores con sus inyecciones de liquidez en los mercados financieros sin bajar al mismo tiempo los tipos de interés. Desde Oporto, donde le respaldaron los ministros de Finanzas de la zona euro, Trichet respondió que el banco emisor defiende a los ciudadanos al velar por la estabilidad de los precios.

 

La crisis financiera originada en Estados Unidos con las hipotecas de alto riesgo (subprime) está ocasionando serios daños colaterales a esta parte del Atlántico, agrietando la unidad de la política económica y monetaria de la Unión Europea. La manera de afrontar la crisis por parte del Banco Central Europeo (BCE), presidido por Jean-Claude Trichet, ha provocado un agrio enfrentamiento entre el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y las autoridades monetarias de la UE y con las alemanas.

En el fondo está la polémica sobre los tipos de interés, que Francia considera demasiado elevados para impulsar el crecimiento. París estima que unos tipos altos encarecen el euro y frenan sus exportaciones. El último episodio de este enconamiento se vivió ayer en Oporto en la reunión del Consejo de Economía de la UE que analizaron la amplitud de la crisis financiera. Los ministros se desayunaron ayer con una nueva andanada del líder francés contra el BCE. “He encontrado curioso”, decía Sarkozy a Le Monde, “inyectar liquidez sin bajar los tipos de interés”. En su opinión “se han dado facilidades para los especuladores y complicado el trabajo a los empresarios”, informa José María Martí Font.

El dirigente francés atacó a Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo (que reúne a los 13 países que han adoptado el euro), preguntándole “qué iniciativa había tomado para afrontar la crisis”. Y alardeó sin remilgos de su protagonismo en la UE: “Hemos sido [la primera ministra alemana Angela] Merkel y yo los que dirigimos la política monetaria”.

El reproche al BCE se refería tanto por no haber bajado los tipos de interés en su reunión del pasado 6 de septiembre como por las inyecciones de hasta 253.500 millones de euros que ha inyectado al sistema financiero para evitar un colapso. Sobre el volumen de créditos contaminados y de difícil recuperación en todo el mundo, se baraja la cifra de 1,2 billones de euros, una estimación que distintas fuentes atribuyen al gobernador del Banco de Holanda, Nout Wellink.

El propio Trichet replicó ayer a Sarkozy asegurando que “el Banco Central Europeo protege a los ciudadanos europeos manteniendo la estabilidad de los precios”. La máxima autoridad monetaria europea rechazó que con la inyección de fondos se hubiera beneficiado a los especuladores y aseguró que “se había protegido a los actores del mercado que habían actuado correctamente”.

La repulsa más dura a Sarkozy la propinó Axel A. Weber, el presidente del Bundesbank, el Banco Central alemán, quien señaló que las críticas del presidente francés “no tenían nada de nuevo”. “Su impacto”, aseguró, “sobre la política del BCE es completamente nulo”. “Nosotros seguiremos haciendo lo que consideremos que es necesario”, apostilló.

El presidente del BCE recibió también el firme apoyo del ministro Federal de Finanzas, Peer Steinbrück, quien manifestó que “la política monetaria del BCE había sido la apropiada” al “proporcionar al sistema bancario una liquidez suplementaria necesaria”. El ministro alemán había mantenido un fuerte enfrentamiento con Sarkozy, cuando éste acudió de manera insólita el pasado julio al Consejo del Ecofin, una reunión reservada a los ministros de Economía y Hacienda.

Al presidente francés le molestó el tono de Steinbrück cuando le recordó la necesidad de cumplir los compromisos presupuestarios. Posteriormente, el presidente francés intentó infructuosamente que Merkel obligara a Steinbrück a rectificar.

Trichet y Juncker recibieron el apoyo del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, quien afirmó además que ambos habían obtenido el “reconocimiento” de los demás ministros. También el vicepresidente y ministro de Economía español, Pedro Solbes, y el ministro austriaco, Wilhelm Molterer, expresaron su apoyo a la política del BCE. Solbes reiteró que “el sistema español de garantías hipotecarias no tiene nada que ver con esto”.

Sarkozy, cuya política económica está siendo cuestionada, especialmente desde que la OCDE rebajó las previsiones de crecimiento de Francia para este año a un 1,7%, anunció también ayer que el martes anunciará un paquete de reformas “que serán aplaudidas a dos manos por los europeos”. Estas reformas, añadió, le permitirán ganar un punto porcentual en el crecimiento del PIB, para llegar al objetivo del 3%.



wordpress theme powered by jazzsurf.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analiticas. Al continuar navegando aceptas nuestra politica de cookies. Puedes ampliar información sobre la política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies