Bolsa General, Análisis de bolsa y mercados | El presidente del BCE pierde un tiempo precioso, enrocado en una ortodoxia mal entendida
3236
post-template-default,single,single-post,postid-3236,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

26 Mar 2008 El presidente del BCE pierde un tiempo precioso, enrocado en una ortodoxia mal entendida

bceEn su reciente comparecencia ante el Parlamento Europeo (26/03/2008), Jean Claude Trichet (presidente del BCE) declaró sobre la crisis financiera que, aún no hay señales de de que haya afectado al crecimiento del dinero y del crédito.Esas declaraciones resultan cuanto menos chocantes. Ante la tormenta que se cierne cada vez más próxima, el presidente del BCE se había visto forzado a inyectar un día antes, 216.000 millones de euros de liquidez a los bancos europeos (la enésima inyección; en diciembre fueron 348.000 millones de euros).

En su comparecencia ente los eurodiputados, reconoce que la incertidumbre sobre las perspectivas de crecimiento es “inusualmente alta” y que el crecimiento de la zona euro se está moderando.

Reafirma, sin embargo que, el crecimiento del dinero y del crédito suponen los mayores riesgos para la inflación a medio plazo.

Esto nos recuerda el cuento de Hans Christian Andersen. Debemos ser los niños, aficionados a la económica, los que digamos que el “monarca está en pelotas”, porque lo del BCE está alcanzando limites de esperpento.

¿No habrá ningún sesudo economista que se atreva a declararlo en el entorno del BCE?

¿Son los señores Eurodiputados simplemente convidados de piedra?

Señores, la inflación es alimentada por el exceso de liquidez. El BCE se ve forzado a inyectar cantidades espectaculares (nunca vistas) en el sistema, porque LA FALTA DE LIQUIDEZ amenaza con colapsar el sistema financiero.

NO hay pues peligro NINGUNO de exceso de liquidez, sino TODO LO CONTRARIO. La prueba es que, por más dinero que inyecta el BCE, no logra desatascar el problema.

A pasar de lo cual SE MANTIENEN los tipos de interés, bajo el pretexto de que la inflación es alta, ocasionando:

– La caída del dólar, con los nefastos efectos que conlleva para la industria europea, y la credibilidad del sistema financiero en su conjunto. Porque si el dólar colapsa, apaga y vámonos.

– La subida del petróleo y materias primas, con el consiguiente aumento de la inflación en los países de monedas ligadas al dólar (lo supone una tensión adicional para la moneda americana)

– La subida del Euribor, poniendo más presión en los europeos, que podrían verse envueltos en los mismos problemas que generaron precisamente, el desencadenamiento de la crisis en EEUU.

– Andar en dirección contraria a la solución real del problema. Si se reconoce explícitamente el empeoramiento de las perspectivas de la economía europea, la disminución del crecimiento, y se requieren inyecciones continúas, HABRÁ QUE ACTUAR EN CONSECUENCIA.

En una economía globalizada, Europa no puede volver la espalda no actuando coordinadamente con la FED. Porque las decisiones de la FED, bajando los tipos de interés agresivamente, tienen, como hemos reseñado, repercusiones globales. Además, su decisión aunque tardía, es acertada.

Con todo nuestro respeto y cariño a Jean Claude Trichet, presidente del BCE, al que suponemos la mejor de las intenciones, se está EQUIVOCANDO GRAVEMENTE, perdiendo un tiempo muy valioso.

No somos precisamente Keynesianos, no hace falta. La cosa es de manual de párvulos.

Se presupone que con una inflación Europea en máximos históricos, bajar los tipos de interés, sería dar impresión de poca autoridad.

Pero, precisamente, lo contrario es más cierto. La autoridad radica en elegir las mejores soluciones a los problemas, con la máxima celeridad.

Se podrá alegar que:
– La función de la FED es velar por la buena marcha de la economía, además de la inflación. El BCE tiene como misión FUNDAMENTAL, el control de la inflación, que previsiblemente continuará muy alta.

– Europa y EEUU están en diferente fase del ciclo económico.

Pero, como queda expresado:

– Europa está desperdiciando, en favor de una falsa ortodoxia, un tiempo precioso.

– Estando completamente de acuerdo en que la inflación es un cáncer para la economía, un DESCENSO, INCLUSO AGRESIVO de los tipos de interés por parte del BCE, no echaría a medio plazo, leña a la inflación (recalentada por causas completamente ajenas a la masa monetaria), en el actual contexto económico.

Lo dicho, por más que se PRETENDA que va usted lujosamente ataviado, Sr. Trichet, seguimos viéndole en pelotas vivas.

Por favor, no nos lo tenga usted en cuenta; al fin y al cabo somos sólo niños en esto de la economía. Puede usted pasar completamente de nosotros.

Macrons.



wordpress theme powered by jazzsurf.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analiticas. Al continuar navegando aceptas nuestra politica de cookies. Puedes ampliar información sobre la política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies