Bolsa General, Análisis de bolsa y mercados | Análisis Telefónica Ejemplo de rentabilidad por dividendo por Alfonso Morte
22831
post-template-default,single,single-post,postid-22831,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

23 May 2012 Análisis Telefónica Ejemplo de rentabilidad por dividendo por Alfonso Morte

Rentabilidad por dividendo. ¿Es siempre una buena opción? Telefónica responde!

A la hora de invertir en Bolsa, casi siempre inconsciente y muchas (las menos) conscientemente, queremos obtener la mayor rentabilidad en el menor tiempo posible. Y digo las menos, porque no siempre nos paramos a pensar si realmente es buena opción la que tenemos delante, nos nubla el ansia de ganar cuanto antes, simplemente pensamos que puede salir bien, pero, ¿y si sale mal?

Buscamos rentabilidad por la vía del incremento de precio del título (comprar esperando vender a un precio mayor) y por la vía del dividendo. En cualquiera de los casos, debemos saber los riesgos que tiene cada caso. Hoy nos fijamos en el este último caso.

La rentabilidad por dividendo de una acción, se calcula como el cociente entre el pago bruto que la empresa ofrece por título y el precio de compra. Así, la Rentabilidad bruta por dividendo será Dividendo/Cotización= (RbD). Para calcular la rentabilidad neta tendremos que quitarle la retención, es decir, RbD*(1-i)=RnD, siendo i la tasa impositiva, actualmente el 21% excepto en la Comunidad Foral de Navarra que es 20%

Partiendo de esta base, la rentabilidad por dividendo de un título siempre se verá modificado cuando varíe el precio de compra del título o lo haga el pago de la empresa a los accionistas. Es decir, no siempre la rentabilidad de un título por este concepto va a ser la misma. Según sea el caso la rentabilidad aumentará;
* cuanto más bajo sea el precio que se ha pagado por la acción, o
* lógicamente, cuanto mayor sea la retribución del título.

Últimamente, grandes valores del sector financiero sobretodo (BBVA, Santander, Popular…) y hace unos días Telefónica, ofrecen la posibilidad de un dividendo flexible o Scrip Dividend. Lo que tratan de hacer las cotizadas con esto, es dar flexibilidad al accionista para recibir efectivo (mediante la venta de derechos al emisor o en mercado) o la obtención de nuevas acciones mediante una ecuación de canje con la esperanza de que el valor del título suba. Para recibir efectivo se puede o bien vender los derechos al emisor, con la consecuente retención fiscal o venderlos en mercado, sin retención pero asumiendo el riesgo propio de la cotización. Si lo que queremos son títulos nuevos, el emisor nos dará tantos títulos como nos corresponda según el número de derechos que tengamos dada la ecuación de canje.

A raíz de las últimas caídas del mercado, vemos que muchos analistas recomiendan ir a la caza de las empresas con alta retribución. Pero, ¿es siempre recomendable la inversión por dividendo? Hay que tener varios aspectos en cuenta para decidir si es o no buena inversión;

Plazo de la inversión. Muchos accionistas cometen el error de pensar, “como paga dentro de unos días, compro, cobro y vendo al día siguiente”. Sin embargo, tenemos que pensar que una empresa que paga una cantidad de €, abre ese día con una rebaja de precio respecto al cierre del día anterior, de esa misma cantidad. Un ejemplo claro lo podemos ver en el reciente pago de Telefónica el pasado 18-5. El día anterior cerró a 10.61€ y el día del pago abrió a 9.78€, la diferencia es justo los 0.83€ (0.53€ en efectivo y 0.30€ en dividendo flexible o Scrip Dividend, ya comentado).

El dividendo no es una ley natural. ¿Y si lo anulan? El pay out es el porcentaje de los beneficios de una empresa que se decide destinar a retribuir a los accionistas. Es decisión de la empresa comunicar si mantienen, lo modifican (al alza o a la baja) o lo eliminan. Las variaciones en las políticas de dividendo de una empresa suelen incidir en la cotización de la acción de manera inmediata. Generalmente, si la empresa aumenta el dividendo lanza al mercado una señal de fortaleza por la capacidad de generación de caja y los accionistas se lanzan a comprar por el aumento de rentabilidad que significará. Por otro lado, si la empresa lo recorta, a pesar de que se pueda vender como mayor potencial de inversión y crecimiento, la acción suele caer por el descontento del accionista.

• Tendencia del valor: Este es un punto clave para cualquier tipo de inversión en el mercado. Un valor en tendencia bajista, pague o no dividendo, seguirá en tendencia bajista, por lo que no sería buena idea invertir únicamente por esta razón hasta que no dibuje figura de vuelta. Por tanto, ese dividendo cobrado se perderá rápidamente por la vía de la caída de la cotización. En los gráficos más adelante, vemos cómo el pago de dividendo no afectará a la tendencia del valor.

Las empresas que suelen retribuir al accionista suelen hacerlo de manera constante en el tiempo. Es por eso que a largo plazo, e independientemente de las oscilaciones del mercado, la inversión en busca de la rentabilidad por dividendo en un título, es más fiable que a corto.
Y más si en ese corto plazo, la tendencia del título es negativa.

Un ejemplo de lo que hemos comentado es el caso de Telefónica. Actualmente, como la mayoría de títulos del IBEX, está en tendencia bajista por lo que, hasta que no dibuje una figura de vuelta, no se debía estar largo.

He señalado con flechas amarillas los días en los que se pagó dividendo desde Mayo 2010, y como vemos en ningún caso hubo un cambio radical en la tendencia. La razón es que, el dividendo acompaña a la tendencia del precio.

Es por eso por lo que la inversión por dividendo debe ser una razón más que apoye la decisión de invertir en el título, pero nunca la única y mucho menos si esa decisión es en el ultracorto plazo como hemos visto antes.

Tras la recuperación bursátil que vivimos desde Marzo 2009, el máximo que ha tenido Telefónica han sido los casi 16€ a los que llegó en Noviembre de 2010. Se ve en el gráfico que cumplió a la perfección el objetivo de los dos impulsos alcistas (dibujados en verde). A partir de ahí y tras dos bajistas (en rojo), se comienza a dibujar un triángulo que acaba en el verano de 2011 con una ruptura a la baja con un objetivo hacia los 12.53€ que también cumple. Recordamos que para calcular el objetivo del triángulo, deberemos proyectar, desde el punto de ruptura (dibujado en morado), la altura máxima del triángulo.

Tras cumplir y pasar dicho objetivo, tiene un rebote que le lleva a los 14€. Es a partir de este punto, desde donde se dibuja una formación de 2 impulsos bajistas que ha cumplido.

Ahora mismo, y dado el nivel de sobreventa, posiblemente veamos una leve recuperación del título pero que, ni mucho menos debemos confundir con un cambio de tendencia, todavía…

Para que tengamos cambio de tendencia deberemos esperar una figura de vuelta como la que veíamos en este ARTÍCULO SOBRE DOBLE SUELO.  Lo vemos en el gráfico a continuación, donde esa posibilidad se ha esfumado este miércoles al perder la zona de mínimos. No obstante dibujo cual hubiera sido el objetivo en caso de que hubiera superado los máximos entre mínimos, sin haber perdido los mínimos.

De hecho, si acercamos el zoom a los últimos días de cotización, podremos ver, que puede que no ha sido capaz de formar una figura de doble suelo y, por tanto, de cambio de tendencia, de bajista a alcista.

Alfonso Morte

Analista Colaborador de Bolsa General.



wordpress theme powered by jazzsurf.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analiticas. Al continuar navegando aceptas nuestra politica de cookies. Puedes ampliar información sobre la política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies