Bolsa General, Análisis de bolsa y mercados | Sobre la reciente revalorización del yen y dólar estadounidense
6538
post-template-default,single,single-post,postid-6538,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
 

14 Nov 2008 Sobre la reciente revalorización del yen y dólar estadounidense

El proceso tendente a garantizar más estabilidad al sistema financiero internacional, será largo y plagado de dificultades; empero es necesario si queremos evitar seísmos de la magnitud del que estamos viviendo que, sin los pasos para atajarlo ya tomados (y los que sin duda seguirán), habrían desembocado en una crisis de proporciones apocalípticas.

En Aclarando conceptos sobre política monetaria (articulo plúmbeo y soporífero cuya lectura pocos habrán completado) llamábamos la atención sobre la necesidad de actualizar las métricas existentes, para lo que es prerrequisito regular adecuadamente la ingente cantidad de productos desregulados actuales:
“La multiplicidad de nuevos productos con grandes apalancamientos, y sobre todo, los enormes flujos monetarios, que se mueven globalmente a través de transacciones electrónicas, hacen necesario un nuevo planteamiento de los agregados adaptados a los nacientes productos y tecnologías.
Para apreciar la importancia de esos factores, baste decir que más del 66% de las reservas monetaria en dólares, se encuentran fuera de Estados Unidos, en poder principalmente de China, Japón Y los Países del Golfo.

En resumen, creo que con lo contado quedará claro que cuando aseveramos la necesidad de una revisión a fondo de las métricas monetarias, que tenga en cuenta los flujos producidos como consecuencia diferencias de tipos, no estamos pidiendo nada revolucionario, sino exigiendo algo absolutamente imprescindible”
http://www.bolsageneral.es/macrons/aclarando-conceptos-sobre-politica-monetaria/

La gravedad de la situación, creada por un estrangulamiento de liquidez, que ha precisado de intervenciones drásticas para impedir la inminente quiebra de las instituciones financieras -con consecuencias catastróficas para el mantenimiento de la economía real- no tiene parangón con las crisis pasadas. Los que pregonan que no se debe intervenir, porque las crisis son un modo natural de respuesta del libre mercado para producir los ajustes necesarios y retomar después la senda del crecimiento, demuestran una irresponsabilidad a juego con su ignorancia. Un incendio para quemar rastrojos puede ser permitido, pero una hoguera global que deje del planeta reducido a cenizas, es otra cosa muy diferente y se deben emplear todos los medios posibles para sofocarlo en sus comienzos.

Los fundamentos de política macroeconómica acaban por imponerse siempre, sí bien, en el corto plazo, se producen situaciones que parecen violarlos.

Tomemos el caso de las recientes revalorizaciones del yen y dólar respecto a la mayoría de las divisas. Veníamos avisando que ambas monedas estaban devaluadas en relación con los fundamentales de sus economías. Pero los momentos actuales, cuando tanto Japón como Estados Unidos atraviesan serias dificultades parece, cuanto menos paradójico, el momento elegido para la revalorización emprendida.

Japón tiene en déficit publico que ronda el 180% de su PIB, su sistema bancario, aparentemente muy sano hasta hace unas semanas, ha sido afectado por la caída de los mercados de valores, en los que tiene invertidos más de 126.000 millones de dólares, lo que ha obligado a emprender acciones tendentes a recapitalizar e impedir la caída del ratio de capital sobre activos con riesgo ponderado, por debajo de límites admisibles. Además la OCDE acaba de pronosticar su entrada en recesión y su balanza comercial ha pasado (muy recientemente) a los números rojos, con lo que la subida del yen no es precisamente conveniente. Además Japón ha bajado sus tipos un 0,20% al 0,30% el 31 de octubre pasado.

En el caso estadounidense, los tipos se han bajado al 1% y su situación económica en ahora ya más claramente recensionaría que lo era hace unos meses, en que las cifras propiciadas por el paquete de estimulo inducían a un falso optimismo. Su déficit fiscal terminará el año por encima del 4% pero 2009 sobrepasará muy probablemente la astronómica cifra del 7% del PIB; además se balance por cuenta corriente es también fuertemente negativo (4,7% del PIB).

La macroeconomía predice que las divisas responden a los fundamentales económicos y en concreto:

1).- Si las exportaciones netas (exportaciones-importaciones) son positivas, eso quiere decir que será necesario compra neta de moneda del país para pagarlas, lo que empujará su moneda al alza y lo contrario sucederá si es negativa.

2).- Si los tipos de interés suben respecto a otros países, entrarán capitales al calor de esa mayor remuneración financiera, lo que redundara en mayor compra de la divisa y por consiguiente, su subida. Lo contrario sucederá si bajan.

¿Por qué es ahora precisamente cuando se producen la subida del yen y dólar estadounidense?

La razón está en los flujos de dinero especulativo a los que hemos asistido en tiempos recientes y que se están ahora desenredando.
Lo que contábamos acerca del Forex no era teoría, reflejaba la cruda realidad del peligro distorsionante de la especulación.

El “carry trade” consiste básicamente en pedir prestadas monedas de bajos rendimientos vía tipos de interés y cambiarla por otras divisas, acciones, valores, meterías primas o derivados que rentan más, con la idea de deshacer la operación más tarde. Mientras los productos adquiridos subían de precio, todo marchaba muy bien, y las monedas elegidas para pedir prestadas – yen y el dólar- lo eran por sus escasos intereses. Al bajar los subyacentes se comenzaron a producir pérdidas y los “hedge funds” y bancos de inversiones principalmente, comenzaron a deshacer operaciones, recomprando yenes  y dólares para devolverlos, lo que subió su precio y originó un ciclo que se realimentaba, al hacer más urgente la recompra de dichas monedas cuanto más bajaban los productos comprados y más subía la moneda prestada, para no verse más pillados.

La repatriación de operaciones realizadas en bolsas de otros países (principalmente Japón y países emergentes) por parte de inversores estadounidenses, forzadas por las caídas de precios, ha contribuido también a la subida reciente del dólar, pues ha sido la moneda en que se han materializado las entradas.

Para apreciar la potencia del factor especulativo en estos movimientos, debe considerarse que los países emergentes han puesto en el mercado enormes cantidades de reservas en dólares, para tratar de contrarrestar las caídas de sus divisas, muy amenazadas por la crisis  en que nos encontramos embarcados.

No continuó escribiendo, porque dudo sinceramente que algún lector haya tenido la santa paciencia para aguantar hasta este punto. A los que hayan resistido, muchas gracias por su amabilidad y mis sinceras disculpas por las molestias ocasionadas.

Macrons analista macro y colaborador de Bolsa General



wordpress theme powered by jazzsurf.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analiticas. Al continuar navegando aceptas nuestra politica de cookies. Puedes ampliar información sobre la política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies