Bolsa General, Análisis de bolsa y mercados | Recesión o depresión
6723
single,single-post,postid-6723,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive
 

24 Nov 2008 Recesión o depresión

China ha comenzado recientemente un aterrizaje más brusco de lo esperado. Después de un decenio de crecimiento de su PIB por encima del 10%, las últimas cifras apuntaban a un descenso en el entorno del 8%, basado principalmente en un incremento robusto del consumo interno, al no poderse paliar el debilitamiento del sector exportador, afectado por la crisis global.

En esa coyuntura, China da un ejemplo de pragmatismo a Europa, Estados Unidos y Japón -ya con crecimientos del PIB negativos- programando un paquete de estimulo fiscal en concordancia con la magnitud del reto al que se enfrenta la economía mundial. Su plan está tasado en 586.000 millones de dólares, es decir entre el 14% y 15% de su PIB.

El plan ira enfocado principalmente a infraestructuras, sanidad, educación y protección del medio ambiente.

Estados Unidos lleva ya invertidos abundantes recursos públicos en combatir la crisis, comenzando por el paquete de ayuda fiscal de 168.000 dólares (1,2 PIB) aprobado el pasado mes de febrero (que sirvió para retrasar la entrada en recesión); los rescates del sector financiero en agosto y el plan posterior de ayuda a dicho sector de 700.000 millones de dólares (5% PIB) pueden parecer cifras excesivas, pero sólo para el sistema financiero y asegurador y asociados, se necesitarán cifras TOTALES cercanas a los 1.6 trillones (americanos) de dólares (11,4 del PIB), según nuestros cálculos

Se debe atender, además, adecuadamente la economía real. Los demócratas están tratando de acelerar la aprobación de planes de ayuda, paro el presidente Bush (aún en funciones hasta el 20 de enero), puede vetar sus medidas. Las nuevas cámaras, donde los demócratas tendrán más poder se oficializaran el día 6 de ese mismo mes. El paquete de estímulos debería ser al menos de 1,2 trillones (según nuestras estimaciones), para oponerse a la crisis a la que nos enfrentamos (8,6% PIB).

A groso modo, un 6,3% del PIB se emplearía en contrarrestar los efectos negativos de la crisis global en las exportaciones, descenso del consumo lastrado por la crisis de liquidez crediticia y efectos psicológicos de la crisis. El  2,3% del PIB restante sería el aumento del PIB esperado.

El fallo de Franklin Delano Roosevelt fue no ser más ambicioso con su plan de estimulo fiscal, como demuestra el estudio de Cary Brown (MIT).

Las cifras podrán parecer excesivas, pero son proporcionadas a la magnitud del reto. Estamos combatiendo un monstruo impresionante.

Cifras menores representarán males mayores.

Para las aportaciones financieras, debe tenerse en cuenta que, gran cantidad del dinero será recuperado, parte incluso con beneficios.

Por otro lado, pedir que Estados Unidos  aborde un plan de inversiones para estimular la economía evaluado en más del 8,5% de su PIB puede parecer exagerado, pero no debería parecerlo si se considera que la pragmática China, estando creciendo a más del 8%, gastará el 14,5% de su PIB en enfrentar la recesión, que en su caso no es tal, sino un crecimiento posiblemente menor que las cifras del FMI, pero el cualquier caso nada comparable a la recesión de los países ricos del planeta.

China hace el esfuerzo porque necesita ayudar a que se salga de la crisis, para poder seguir creciendo de un modo sostenible y sano.

Los japoneses, a pesar de tener una deuda pública del 180 del PIB, después de mini planes ridículos, parecen ahora haber comenzado a entender el problema y destinaran una cifra superior a los 275.000 dólares. Cifra que consideramos todavía insuficiente.

De Europa, sólo el Reino Unido parece saber lo que nos estamos jugando.
Ya hemos criticado la ridícula insistencia en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento en las presentes circunstancias y no insistiré.

Alemania de momento se limita a boicotear todo intento serio de los franceses, con su plan de 15.000 millones de dólares (0.25% PIB).

Su ministro de economía Peer Steinbrück, que estudió en Kiel, es ardiente opositor de los paquetes de estimulo al modo clásico. El tiempo se encargará de hacerle cambiar de idea o será barrido por el viento de la historia. Alemania está ya en recesión y a pesar de haber exigido en los últimos años a su clase trabajadora grandes sacrificios para recortar derechos y salarios y hacer más competitiva su economía, pasará (de no aplicar un plan de estímulos enérgico) de tener una tasa de paro del 7.5%, a superar el 10% en 2009.

Estamos todavía en la fase de defensa del sector financiero, que como la intervención hoy mismo en Citigroup (hasta muy recientemente el mayor banco del planeta) se ha encargado de demostrar, necesitará de más recursos para ser superada. Las cifras adelantadas para Estados Unidos no diferirán mucho de las que hemos calculado (la cuantificación nos ha llevado tiempo y trabajo).

Pero el sistema financiero es sólo un prerrequisito para abordar la solución del deterioro de la economía real.

Cuanto más tardemos en aplicar ambiciosos planes coordinados de estimulo fiscal, proporcionados a la magnitud del reto, más costoso será salir de la crisis y mayores serán los costes sociales y económicos.

Cuando hace ya masa de año y medio, empezamos a escribir sobre la enorme crisis que se avecinaba, no había aun ningún signo muy notorio de la misma y las bolsas (que según la teoría adelantan el futuro) subían a todo trapo. Ahora ya sólo se discute si estamos ante una recesión o una depresión prolongada. La peor desde la crisis del 1929.

La respuesta dependerá de que se apliquen las medidas necesarias, a las que, desgraciadamente, trataran de oponerse los mismos cuyas ideas han propiciado su desencadenamiento.

Han sido más de treinta años mamando las mismas ideas.

Ocupan puestos clave.

No será pues fácil evitar el colapso.

Pero aún estamos a tiempo de evitar lo peor del destrozo, y minimizar la magnitud de la crisis.

Macrons analista macro y colaborador de BolsaGeneral.es



wordpress theme powered by jazzsurf.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analiticas. Al continuar navegando aceptas nuestra politica de cookies. Puedes ampliar información sobre la política de cookies,

ACEPTAR