A partir de hoy me gustaría traer varios ejemplos prácticos para operar en los mercados. Son varios los lectores que nos han pedido acercarles el mundo de las velas japonesas. Espero que os parezca de utilidad.

El análisis de velas japonesas o candlestick comenzó a usarse en Japón sobre el siglo XVIII para intentar anticipar los movimientos en el mercado de futuros del arroz. Como ven el análisis técnico no viene de hace tres meses, aunque su auge es innegable que va en aumento y esto produce que todavía sea más fiable, puesto que lo utilizan más operadores del mercado.

La velas contienen toda la información sobre la sesión que nos pueda interesar. Una vela blanca sería en la que el precio de cierre fuese superior al precio de apertura, una vela negra sería aquella en la que el precio de cierre fuese inferior al precio de apertura y un doji sería aquella donde el precio de apertura y cierre son idénticos o práticamente iguales. Además del cuerpo real de la vela que puede ser balnco, negro o inexistente(doji), las velas pueden dejar sombras. Las sombras serían la diferencia entre los máximos y mínimos de la sesión sobre la apertura o el cierre.

Os pondre un fácil ejemplo de una vela  para comprenderlo:

Bien , este sería el ejemplo de una sesión en Zeltia, para ser exactos de la sesión del 27/10/2008. Como podéis ver la vela nos aporta de un vistazo: los mínimos y máximos de la sesión marcados por las sombras inferior y superior y la apertura y el cierre marcado por el cuerpo de la vela. Al ser cuerpo real de la vela blanco el valor subió desde apertura. Cuanto mayor es el cuerpo real mayor es la diferencia entre la apertura y el cierre.

Hoy vamos empezar con un ejemplo práctico de una vela japonesa y de como operar con ella. Es una de las más buscadas por los operadores pues marca posible cambio de tendencia: la vela martillo.

Ese posible cambio de tendencia tras la apárición de esta vela sería más fiable si sucede tras una tendencia bajista y se produce con el valor sobrevendido. Una pauta de martillo se caracteriza por tener una vela karakasa, esto es vela con larga sombra inferior ( al menos el doble que su cuerpo real) y su cuerpo real pequeño, preferiblemente blanco y sin sombra superior o prácticamente inexistente. Además el cierre debe producirse en la parte alta de la sesión. También ayudaría a confirmar un giro alcista que el volumen fuese superior en la sesión donde se produce el martillo.

La vela martillo necesita de confirmación. Esto es, que en la siguiente vela se produzca un cierre por encima de los máximos del mismo. Por lo tanto tendríamos varias opciones para tomar posiciones tras la formación de un martillo.

La más agresiva sería comprar minutos antes del cierre de la sesión donde se está generado esa vela martillo. No es demasiado aconsejable puesto que esta vela necesitaría una confirmación, aunque nos permitiría poner un stop cercano.

Otra opción sería comprar en apertura de la siguiente sesión donde se confirma el martillo, al abrir por encima de los máximos de la vela martillo. En mi opinión esta sería la forma más aconsejable de operar tras una vela martillo.

Otra opción posible sería comprar una vez se confirma la fiabilidad de la vela martillo como soporte. Esto es ante la presión bajista es probable que tras un primer impulso alcista se vaya a probar la solvencia del martillo como soporte, por lo que se podrían tomar posiciones si después de un primer impulso alcista tras la vela martillo se comprobara que la correción posterior no fuese capaz de romper a la baja los mínimos del martillo pudiendo comprar cuando la cotización se situara entre los mínimos del marillo y el cuerpo real del mismo. En este caso podríamos quedarnos sin entrar en el valor, puesto que no siempre tras la formación del martillo, el título va a corregir para confirmar la fortaleza del soporte.

En resumen, esta vela tendría fiabilidad si se produce tras sobreventa y tras contiuadas sesiones bajistas. Cuanto mayor sea la sombra inferior y mayor volumen se negocie en esa sesion, más fiabilidad tendrá la figura. También le da más potencia para un giro al alza que el cuerpo real pequeño de la vela sea blanco, aunque no tiene porque ser así. Y en todo caso siempre habrá que poner un STOP de protección si se romper al cierre los mínimos del martillo.

Os voy a poner dos ejemplos recientes y como operar con ellos. En primer caso está por comprobar si esta vela puede resultar como soporte y zona de giro. Estamos hablando de un valor de escasa liquidez y en la sesión no se negocia un volumen muy alto y además el título no se encontraba excesivamente sobrevendido, por lo que la fiabilidad del martillo está por comprobar. Hablamos del martillo que deja Fluidra en la sesión del 27 de octubre. Podéis verlo en el gráfico:

Ahora os traigo una vela de martillo clara y que ha sido confirmada propiciando un buen rebote. En este caso nos ha servido para cerrar cortos en los 2.21 euros, ganando en nuestra cartera  de pago más de un 20%. A pesar de que no teníamos señal de giro en los indicadores la vela martillo y su confirmación en la sesión posterior nos hizo deshacer posiciones con jugosas plusvalías. Es un ejemplo práctico de como actuar ante la aparición de una vela martillo. Es un martillo además que aparece sobre la base de un incipiente canal bajista y que en mi opinion, al menos debía de llevarla al techo del canal. La operativa ha salido perfecta.

Un saludo y espero que os sirva de utilidad este pequeño acercamiento al apasionante y extenso mundo de las velas japonesas, muy utilizadas en el análisis técnico.

David Galán (Opable)

Analista técnico independiente de Bolsa General.

Colaborador habitual de “El Mundo Bursátil”, “Financial Red” e “Invertia”.